Damon Q

Damon Q

El sistema de ortodoncia Damon (brackets autoligados) supone una clara evolución respecto a los brackets dentales convencionales, sobre todo, reduciendo los tiempos en general con lo que se produce los resultados y con lo que se observa una clara mejora en de la posición de los dientes general.

La sociedad de hoy en día nos exige ofrecer siempre la mejor imagen y por ello no dudamos en ayudarnos de los avances médicos y tecnológicos para potenciar aquellos aspectos positivos de nuestra imagen y corregir, si fuera necesario, los negativos.

Todos estamos convencidos de que nuestra sonrisa es elemento fundamental de nuestra imagen, una sonrisa que puede abrir cualquier puerta o bien hacer que permanezca cerrada de manera permanente. Por ello los tratamientos para alinear los dientes y corregir la mordida se han convertido en los más demandados a la ortodoncista en las clínicas dentales.

 

   

Este aumento de la demanda de la ortodoncista de clínicas, junto a la evolución lógica de la tecnología, ha permitido que aparezcan múltiples alternativas a los brackets dentales tradicionales, siempre en aras de conseguir resultados de manera más rápida y, a ser posible, de la manera más invisible posible.

Un ejemplo de incremento de la velocidad, gracias a su mayor eficiencia en la recolocación de los dientes, es el sistema de ortodoncia Damon.

¿Cuál es la diferencia entre el Sistema Damon y el resto?

La principal diferencia de la ortodoncia Damon es el autoligado pasivo de los brackets dentales por el que los alambres aprovechan la propia fuerza del organismo del paciente favoreciendo el movimiento dentario, consiguiendo así que los resultados finales se empiecen a apreciar mucho antes.

Dejar una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con un *